imatge04.jpg

Petra, capital religiosa

El obispo de Mallorca asiste a la diada de la Vida Consagrada de Mallorca, en la que participaron 400 religiosos en un acto que forma parte del programa del año Juniperiano

 - DM

Unos 400 religiosos de Mallorca se reunieron ayer en Petra para celebrar la diada de la Vida Consagrada de Mallorca, con motivo de la fiesta de la Presentación del Señor. Los actos, englobados en el calendario de actividades del año juniperiano, fueron presididos por el obispo de Mallorca, Javier Salinas.
Los participantes se reunieron a las 11 de la mañana en la parroquia de Sant Pere de Petra, donde se realizó la bendición de candeles para, a continuación, salir en procesión hasta el convento de Sant Bernadí (lugar donde el franciscano realizó sus primeros estudios) pasando por la plaza del Beato.
Una vez finalizada la misa y bajo una intensa lluvia, el obispo, acompañado por el rector de Petra, el padre Joan Gandia, la alcaldesa Caterina Mas y por el presidente de la Asociación de Amigos del Padre Serra, Tummy Bestard, procedió a visitar las instalaciones del museo y casa solariega del misionero.


Salinas firmó en el libro de honor del museo y fue obsequiado por los Amigos del Pare Serra con una escultura del conocido como Apóstol y civilizador de California, que, según palabras del propio obispo, ocupará un lugar destacado en su despacho.
Tanto la alcaldesa como el presidente de la asociación aprovecharon para invitar a Javier Salinas para una próxima visita y la organización conjunta de actos durante este año juniperiano.
Durante su visita, Salinas se mostró como una persona muy cercana que tuvo detalles cariñosos con los fieles que se le presentaron. El obispo, en su homilía, se dirigió a los religiosos y les dijo que no deben dejar de ser "testimonios de la vida cristiana".
La fiesta de la Presentación del Señor se celebra tradicionalmente cada 2 de febrero. Según explicó el Obispado, forma parte de las celebraciones de la Iglesia que tienen su origen en el Oriente cristiano.